Nuevo usuario?
Regístrate
PlanetaSaber
ENTENDER EL MUNDO/ARTÍCULOS TEMÁTICOS
Tipo de cambio, el precio de la moneda extranjera
 
Conoce Enciclopedia
 
    ARTÍCULO      GALERÍA DE FOTOS
 TIPO DE CAMBIO Imprimir Enviar Guardar
 
De una manera breve y precisa se puede definir el tipo de cambio como el precio que se paga por una unidad de moneda extranjera.

El tipo de cambio ( tc) es la cantidad de moneda nacional que se requiere para comprar una unidad monetaria extranjera (o divisa); es el precio de adquisición de la moneda extranjera. Así, por ejemplo, el día 11 de julio de 2001 el tipo de cambio del dólar canadiense (CAD) respecto al euro ([euro]) fue de 0,7704 [euro]/CAD, lo que significa que para comprar un dólar canadiense se tenían que pagar 0,7704 [euro].


LA COTIZACIÓN DE UNA MONEDA
La cotización ( cot) de una moneda es la cantidad de unidades monetarias extranjeras que se pueden comprar con una unidad monetaria nacional; dicho de otro modo, es el valor que tiene la unidad monetaria del propio país expresado en moneda extranjera:

ver fórmula

Siguiendo con el ejemplo anterior, el día 11 de julio de 2001 la cotización del euro respecto al dólar canadiense fue de 1,298 CAD/[euro]. Esto significa que para comprar un euro se tenían que pagar 1,298 dólares canadienses o, lo que es lo mismo, que un euro valía 1,298 CAD. Puede observarse la relación inversa entre el tipo de cambio de una moneda y la cotización o valor de la otra; el tipo de cambio del dólar canadiense respecto al euro era de:

ver fórmula.

La cotización del euro respecto al dólar canadiense viene dada por el inverso:

ver fórmula


APRECIACIÓN Y DEPRECIACIÓN DE UNA MONEDA
La apreciación de una moneda consiste en la disminución de su tipo de cambio y, por tanto, en el aumento de su cotización o valor frente a otra moneda. La depreciación de una moneda, por el contrario, consiste en el aumento de su tipo de cambio y, por consiguiente, en la reducción de su cotización o valor frente a otra moneda.

Así, por ejemplo, la relación entre el euro y el dólar estadounidense (US$) el 31 de diciembre de 1998 ofrecía un tipo de cambio del dólar respecto al euro de 0,8571 [euro]/US$, siendo la cotización del euro frente al dólar:

ver fórmula

La relación entre el euro y el dólar estadounidense el 31 de octubre de 2000, en cambio, daba un tipo de cambio del dólar respecto al euro de 1,1890 [euro]/US$, quedando la cotización del euro frente al dólar:

ver fórmula

En los veintidós meses que van del 31 de diciembre de 1998 al 31 de octubre de 2000, el euro se depreció respecto al dólar estadounidense –o el dólar se apreció respecto al euro–, ya que el tipo de cambio del dólar aumentó de 0,8571 [euro]/US$ a 1,1890 [euro]/US$, disminuyendo el valor o cotización del euro de 1,1667 US$/[euro] a 0,8410 US$/[euro].


EL MERCADO DE DIVISAS O MERCADO DE CAMBIOS


El mercado de divisas o mercado de cambios es aquel mecanismo o medio en el que se compran y venden diferentes monedas. El mercado de divisas no es un mercado físico sino virtual, electrónico, en el que las peticiones de compra y venta de monedas se realizan a través de Internet. Estas peticiones son recogidas y procesadas en un ordenador central de gran potencia que utiliza unos sofisticados programas de software para calcular los precios a los que se deben realizar los intercambios de una moneda por otra en cada momento.

El Banco Central de cada país es el que decide cuáles son las monedas extranjeras que se pueden comprar y vender en el mercado de divisas. De este modo, en un país existen tantos mercados de divisas como monedas extranjeras aceptadas a cotización oficial por el Banco Central. Así, por ejemplo, el mercado euro-dólar es aquel en el cual se intercambian euros por dólares estadounidenses, el mercado euro-yen es aquel en el que se intercambian euros por yenes japoneses, etc.

Los intermediarios del mercado de divisas son los bancos privados, los cuales facilitan el contacto entre los agentes económicos que desean comprar una determinada moneda  A con otra moneda  B –los demandantes de la divisa o moneda– y los que desean vender esa moneda  A cobrando en moneda  B –los ofertantes de la divisa–. Los bancos privados se conectan cada día laborable a los diferentes mercados de cambios a través de Internet y dan órdenes de compra y venta de divisas en función de las peticiones que les hagan sus clientes y de sus propias necesidades de moneda extranjera.


LA DEMANDA DE DIVISAS
La demanda de una divisa determinada viene dada por quienes demandan esa divisa ofreciendo a cambio su moneda nacional. Así, por ejemplo, en el mercado yen-dólar, los demandantes de dólares son aquellos que quieren comprar dólares a cambio de yenes. Los demandantes de una divisa son aquellos agentes económicos que necesitan esa moneda extranjera para realizar sus actividades; por tanto, son los importadores de bienes y servicios y los que invierten capitales en el extranjero, ya que para comprar productos del exterior o invertir en otro país es necesario utilizar la moneda de ese país.

La demanda de divisas ( DD) puede representarse en forma de gráfico: uniendo con una línea imaginaria los puntos de intersección entre cada tipo de cambio de una moneda dada y su respectiva cantidad demandada de una determinada divisa, surge la representación gráfica de la demanda de divisas en forma de curva. No obstante, a menudo, las curvas de demanda y oferta son trazadas como una línea recta para señalar el sentido de su pendiente. Una característica de las curvas de demanda de divisas es que son decrecientes, es decir, que muestran una relación inversa o negativa entre las variables que se representan en cada uno de sus ejes. Esto significa que, cuando baja el tipo de cambio de una moneda, los demandantes tienden a comprar una cantidad de divisas mayor.

Por otro lado, la demanda de divisas aumenta cuando se da una mayor necesidad de moneda extranjera en el país. Esto puede ser causado por un aumento de las importaciones de bienes y servicios o por un incremento de las salidas de capitales hacia el exterior. Al representar los desplazamientos de la demanda de dólares, si la demanda de divisas aumenta, toda la curva se desplaza hacia la derecha desde la demanda inicial a una nueva situación de demanda, ya que, al mismo tipo de cambio, los agentes económicos están dispuestos a adquirir una mayor cantidad de dólares. Pero cuando sucede lo contrario, la demanda de divisas disminuye, y su curva se desplaza hacia la izquierda desde la demanda inicial a una nueva demanda.


LA OFERTA DE DIVISAS
La oferta de una divisa determinada viene dada por quienes ofrecen esa divisa y demandan a cambio su moneda nacional; en el mercado yen-dólar, por ejemplo, los oferentes de dólares son aquellos que quieren vender dólares a cambio de yenes. Los oferentes de una divisa son aquellos agentes económicos que poseen esa moneda extranjera y necesitan moneda nacional para realizar sus actividades: son los exportadores de bienes y servicios y los no residentes que desean invertir sus capitales en un país, ya que para comprar los productos o invertir en un país es necesario utilizar su moneda.

La oferta de divisas ( OD) también puede representarse en forma de gráfico, uniendo con una línea imaginaria los puntos de intersección entre cada tipo de cambio de una moneda dada y su respectiva cantidad ofrecida de una determinada divisa. En concreto, la cantidad ofrecida se refiere únicamente a un punto sobre dicha curva de oferta. A diferencia de las curvas de demanda de divisas, las curvas de oferta son crecientes, es decir, muestran una relación positiva entre las variables que se representan en cada uno de sus ejes. Esto significa que, cuando baja el tipo de cambio de una moneda, los oferentes tienden a vender una cantidad de divisas menor.

Por otra parte, la oferta de divisas aumenta si hay una mayor entrada de moneda extranjera en el país. Esto puede ser consecuencia de un aumento de las exportaciones de bienes y servicios o de un incremento de las entradas de capitales del exterior. Al mostrar los desplazamientos de la oferta de dólares, cuando la oferta de divisas aumenta, se desplaza hacia la derecha desde la oferta inicial a una nueva oferta, dado que, al mismo tipo de cambio, los agentes económicos están dispuestos a vender una mayor cantidad de dólares; cuando sucede a la inversa, la oferta de divisas disminuye, desplazándose hacia la izquierda desde la oferta inicial a una nueva oferta.


LA DETERMINACIÓN DEL TIPO DE CAMBIO


El tipo de cambio vigente en cada momento La determinación del tipo de cambio en el mercado, es decir, el número de unidades monetarias propias que hay que pagar para comprar una divisa o unidad monetaria extranjera, es aquel que equilibra la oferta y la demanda de divisas del mercado. Por tanto, cuando la oferta y la demanda de divisas coinciden, se dice que existe equilibrio en el mercado, lo que significa que, a ese tipo de cambio, la cantidad de divisas que se desea vender es igual a la cantidad de divisas que se desea comprar.

Utilizando las gráficas de la demanda de divisas y de la oferta de divisas es posible representar el equilibrio del mercado de divisas como el punto de intersección entre ambas. En ese punto, el tipo de cambio es el de equilibrio: la cantidad diaria de la divisa que se desea comprar a cambio de la propia moneda es igual a la cantidad diaria que se desea vender de aquella divisa a cambio de la propia moneda.


VARIACIONES DEL TIPO DE CAMBIO
Cualquier desplazamiento de la demanda o de la oferta de divisas provoca una variación del tipo de cambio de equilibrio, produciéndose o bien un aumento (depreciación) o bien una disminución (apreciación) de éste.

CAUSAS DE LA DEPRECIACIÓN DE UNA MONEDA
Cuando aumenta la demanda de divisas o cuando disminuye la oferta de divisas, el tipo de cambio de equilibrio del mercado aumenta y, por tanto, se produce una depreciación, lo que significa que la moneda nacional pierde valor, ya que para comprar una unidad monetaria extranjera son necesarias más unidades monetarias propias.

Por ejemplo, cuando se produce un aumento de la demanda de dólares a cambio de euros, ya sea porque han aumentado las importaciones europeas de productos que se deben pagar en dólares o porque los ciudadanos y empresas de la zona euro desean invertir más dinero en Estados Unidos, este aumento de la demanda de dólares provoca un aumento del tipo de cambio y de la cantidad intercambiada de dólares en el mercado.

Si, por el contrario, se produce una disminución de la oferta de dólares a cambio de euros, ya sea porque se han reducido las exportaciones europeas a Estados Unidos o porque los ciudadanos y las empresas estadounidenses desean invertir menos dinero en la zona euro, este descenso de la oferta de dólares provoca un aumento del tipo de cambio y una disminución de la cantidad intercambiada de dólares en el mercado.


CAUSAS DE LA APRECIACIÓN DE UNA MONEDA
Cuando aumenta la oferta de divisas o cuando disminuye la demanda, el tipo de cambio de equilibrio del mercado disminuye y, por tanto, se produce una apreciación: la moneda nacional adquiere más valor, ya que para comprar una unidad monetaria extranjera son necesarias menos unidades monetarias propias.

Siguiendo con el ejemplo del mercado euro-dólar, si se produce un descenso de la demanda de dólares a cambio de euros, ya sea porque han disminuido las importaciones europeas de productos que se deben pagar en dólares o porque los ciudadanos y las empresas de la zona euro desean invertir menos dinero en Estados Unidos, esta reducción de la demanda de dólares provoca una bajada del tipo de cambio y de la cantidad intercambiada de dólares en el mercado.

Pero si se produce un incremento de la oferta de dólares a cambio de euros, ya sea porque han aumentado las exportaciones europeas a Estados Unidos o porque los ciudadanos y las empresas estadounidenses desean invertir más dinero en la zona euro, este aumento de la oferta de dólares provoca una disminución del tipo de cambio y de la cantidad intercambiada de dólares en el mercado.


SISTEMAS DE TIPO DE CAMBIO


Un sistema o régimen de tipo de cambio es un mecanismo de determinación del tipo de cambio entre dos monedas. Existen dos sistemas de tipo de cambio: los flexibles y los fijos. Una misma moneda puede tener un sistema de tipo de cambio flexible respecto a una divisa y fijo respecto a otra. Así, por ejemplo, en el año 2001 el euro tenía un sistema de tipo de cambio fijo respecto a la corona danesa y un régimen de tipo de cambio flexible respecto a la mayoría de las otras monedas del mundo, como el dólar estadounidense, el yen japonés, el dólar canadiense, la libra esterlina o el franco suizo.

EL SISTEMA DE TIPO DE CAMBIO FLEXIBLE
En un sistema de tipo de cambio flexible o de libre flotación de la moneda, el tipo de cambio vigente en cada momento es el que equilibra la oferta y la demanda de divisas realizada por el sector privado. La libre interacción de la oferta y la demanda que realizan los bancos privados en los mercados de divisas, sin ninguna intervención de los bancos centrales de los diferentes países, es la que determina en todo momento los tipos de cambio entre las monedas. Actualmente existen tres grandes monedas en el mundo –el dólar, el euro y el yen– que tienen un tipo de cambio flexible entre sí.

EL SISTEMA DE TIPO DE CAMBIO FIJO
Los sistemas de tipo de cambio fijo difieren de los flexibles en que los bancos centrales de los países intervienen en el mercado de divisas para conseguir que el tipo de cambio no salga de un determinado intervalo o banda de valores, es decir, que no supere unos valores máximos y mínimos previamente establecidos por el propio Banco Central. Esta banda de valores se define a partir de una paridad o tipo de cambio central y de unos porcentajes de fluctuación.

LA PARIDAD CENTRAL Y LA BANDA DE FLUCTUACIÓN
La paridad o tipo de cambio central es el valor de referencia que asigna el Banco Central a su moneda respecto a una determinada divisa llamada moneda ancla. La banda de fluctuación es el intervalo o rango de valores dentro de los que puede fluctuar o variar el tipo de cambio. La banda de fluctuación se construye a partir de la definición de los porcentajes máximo y mínimo de variación respecto a la paridad central.

Algunos países emergentes, como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Uruguay, Corea, Filipinas, Indonesia, Malaysia, Tailandia, Taiwan, Bulgaria, Estonia, Hungría, entre otros, han vinculado en algún momento de su historia de manera unilateral y voluntaria su tipo de cambio al de una moneda fuerte, la moneda ancla, estableciendo una paridad fija entre sus respectivas monedas. Generalmente, la moneda ancla escogida por los países latinoamericanos o asiáticos ha sido el dólar estadounidense, mientras que la elegida por los países de la Europa del Este ha sido el euro, dependiendo de la importancia relativa del uso de dicha moneda en el comercio exterior y de la inversión extranjera del país.

Los países que vinculan voluntariamente su moneda a otra buscan transmitir seguridad y confianza a los inversores extranjeros y facilitar así la entrada de capitales del exterior, al reducir el riesgo derivado de las variaciones del tipo de cambio. El objetivo principal de esta política de tipo de cambio es la captación de financiación exterior. Los bancos centrales de los países que adoptan un sistema de tipo de cambio fijo se comprometen a intervenir en todo momento en el mercado de divisas para garantizar que el tipo de cambio se mantenga dentro de la banda de fluctuación previamente establecida por ellos mismos.

En otros casos, el sistema de tipo de cambio fijo es el resultado de un acuerdo entre los bancos centrales emisores de las dos monedas implicadas. Éste fue el caso del sistema establecido entre las diferentes monedas de la Unión Europea que formaron el 1 de enero de 1999 el Sistema Monetario Europeo o del sistema vigente entre la corona danesa y el euro, en el que el valor de referencia de la corona danesa respecto al euro procede de una decisión conjunta del Banco Central Europeo y el Banco Central de Dinamarca. La corona danesa (DKK) tiene una paridad central con el euro de 7,46038 DKK, con una banda de fluctuación del ±2,25 %, lo que significa que el Banco Central de Dinamarca, de común acuerdo con el Banco Central Europeo, ha fijado un intervalo de valores admisible para el tipo de cambio DKK/[euro]:

- El límite superior de la banda, resultado de sumar a la paridad central el 2,25 % de la misma, se sitúa en 7,62824.

- El límite inferior de la banda, obtenido restando a la paridad central 2,25 % de la misma, es 7,29252.

Por tanto, el Banco Central de Dinamarca y el Banco Central Europeo han acordado que el tipo de cambio DKK/[euro] esté entre 7,29252 y 7,62824 DKK/[euro].

Por su parte, el Banco Central de Malaysia decidió el 2 de septiembre de 1998 vincular su moneda, el ringgit malayo (MYR), con el dólar estadounidense (US$). Esta decisión se llevó a cabo de manera unilateral con el objetivo de facilitar y favorecer la entrada de capital extranjero en el país. La paridad central establecida fue de 3,80 MYR/US$, con una banda de fluctuación del ±1 %, lo que significa que el Banco Central de Malaysia estableció unos valores límite para el tipo de cambio MYR/US$:

- El límite superior de la banda, que se calcula sumando a la paridad central el 1 % de la misma, es 3,838.

- El límite inferior de la banda, resultado de restar a la paridad central el 1 % de la misma, es 3,762.

Por tanto, el Banco Central de Malaysia se fijó como objetivo que el tipo de cambio MYR/US$ estuviera entre 3,762 y 3,838 MYR/US$.


EL REALINEAMIENTO DE LAS PARIDADES: DEVALUACIÓN Y REVALUACIÓN
El Banco Central puede decidir en cualquier momento la modificación del valor del tipo de cambio o paridad central de la moneda. Esta modificación se denomina realineamiento de la paridad. El realineamiento de una moneda puede consistir en una devaluación o en una revaluación.

La devaluación de una moneda respecto a otra consiste en un aumento de la paridad o tipo de cambio central, lo que significa que el Banco Central del país asigna un menor valor a su moneda respecto a la moneda ancla. La revaluación de una moneda respecto a otra, en cambio, consiste en una reducción de la paridad o tipo de cambio central: el Banco Central del país asigna un mayor valor a su moneda respecto a la moneda ancla.


LA INTERVENCIÓN DEL BANCO CENTRAL EN EL MERCADO DE DIVISAS
Para garantizar que el tipo de cambio no rebase la banda de fluctuación establecida en el sistema, el Banco Central interviene en el mercado de divisas de dos maneras: mediante una intervención antidepreciación, es decir, vendiendo moneda extranjera y comprando su propia moneda, con lo que incrementa la oferta de divisas en el mercado; o mediante una intervención antiapreciación, es decir, comprando moneda extranjera y vendiendo su propia moneda, con lo que incrementa la demanda de divisas en el mercado. La intervención antidepreciación está limitada cuantitativamente por la cantidad de reservas de divisas que tenga en su poder el Banco Central; en cuanto a la intervención antiapreciación, es ilimitada cuantitativamente, pero presenta el problema de que aumenta la cantidad de moneda nacional que circula en la economía.

Obsérvese, a través de un ejemplo, cómo se lleva a cabo una intervención antidepreciación. En el mercado de divisas corona danesa-euro, si se produce un gran aumento de la demanda de euros en Dinamarca, ello provoca que la curva de la demanda de euros se desplace hacia la derecha; si el Banco Central de Dinamarca no hiciera nada, alcanzaría un nuevo tipo de cambio cuyo valor no sería admisible, al situarse fuera de la banda de fluctuación establecida en el sistema de tipo de cambio fijo. Por tanto, el Banco Central de Dinamarca debe actuar obligatoriamente antes de que el tipo de cambio supere el límite superior de depreciación de 7,62824 DKK/[euro]. Así, el Banco Central de Dinamarca interviene al instante vendiendo euros a cambio de coronas danesas; estas ventas provocan un aumento de la oferta de euros en el mercado y, por consiguiente, que el tipo de cambio de equilibrio se sitúe en un nuevo punto de equilibrio, evitando que el tipo de cambio abandone la banda de fluctuación establecida en el sistema.

Otro ejemplo mostrará cómo se lleva a cabo una intervención antiapreciación. En el mercado de divisas ringgit malayo-dólar, si se produce una gran entrada de capitales de inversores estadounidenses en Malaysia, ello produce un aumento de la oferta de dólares en Malaysia, lo que provoca que la curva de la oferta de dólares se desplace hacia la derecha. Si el Banco Central de Malaysia no interviniera, el valor del nuevo tipo de cambio de equilibrio sería inadmisible por situarse fuera de la banda de fluctuación establecida en el sistema de tipo de cambio fijo. Por tanto, el Banco Central de Malaysia debe actuar obligatoriamente en el mercado de divisas antes de que el tipo de cambio supere el límite inferior de apreciación de 3,762 MYR/US$. Así, el Banco Central de Malaysia interviene al instante comprando dólares a cambio de ringgits malayos, provocando un aumento de la demanda de dólares en el mercado y consiguiendo un nuevo tipo de cambio de equilibrio, con lo que se evita que el tipo de cambio abandone la banda de fluctuación establecida en el sistema.


 
Subir | MAPA WEB | ESPECIFICACIONES TÉCNICAS | NOTA LEGAL | ATENCIÓN AL CLIENTE |